martes, 16 de agosto de 2011

LA HISTORIA DE ADAN Y EVA.

     
     Cuenta la biblia que cuando Dios terminó de crear el mundo hizo un bonito Edén un paraíso de arboles frutales, rodeado por ríos y con toda clase de animales, allí colocó al hombre que había creado a su semejanza. Le dio poder al hombre sobre todo lo existente con la única condición de que no comiese del árbol que había en el centro del jardín. Y como vio que este estaba solo, pues no había creado otro ser como él, creo a la mujer, para que le hiciera compañía.

     Aquel hombre se llamó Adán que en hebreo significa hombre y la mujer era Eva, que en hebreo significa mujer, eran los primeros habitantes de la tierra y vivían muy felices en aquel paraíso que Dios les había preparado para vivir. Disponían de todos los frutos de los árboles, menos del que Dios le había prohibido, pues si comían del fruto del árbol del bien y del mal, morirían. Adán y Eva eran felices allí, pusieron nombre a todos los animales y sus días transcurrían felices. Sin embargo entre los animales creados por Dios, estaba la serpiente que era el animal mas astuto y no muy buena. 
     Una tarde la serpiente se acercó y le dijo a Eva:
- ¿Es cierto que os ha dicho Dios: no comáis de ningún árbol del jardín?
- No, solo nos prohibió comer del árbol del centro del jardín. el árbol del bien y del mal, porque si no moriremos.
La serpiente entonces le dijo:
- No moriréis, lo que pasa es que Dios sabe que si coméis del fruto de ese árbol seréis tan listos como él.
Eva se acercó al árbol, su fruto era como hermosas manzanas rojas, no pudo evitar la tentación y cogiendo uno lo probó, luego buscó a Adán y también le dio a comer del fruto. Justo cuando terminaron de comerlo, descubrieron que estaban desnudos y sintieron vergüenza, fueron rápidamente ha esconderse entre las hojas y con ellas taparon sus partes intimas.
     Dios comenzó a llamarlos, pero ellos sentían vergüenza y se escondieron aún más.
- Adán¿donde estás?
Le preguntó Dios.
- Estoy aquí, pero tengo miedo porque estoy desnudo.
- ¿Y como sabes lo que es estar desnudo si yo no te lo he dicho Adán?
Adán le contó a Dios todo lo sucedido y como la serpiente les había engañado para que comieran.
Dios entonces le explicó que la orden solo era para ellos y no para la serpiente y que eran ellos los que debían de ser obedientes y puesto que habían desobedecido la única orden que les había dado, ahora tendrían que aceptar el castigo por haber sido desobedientes.
Y  aunque Dios los quería mucho tuvo que mandarlos salir del jardín del edén y desde entonces, Adán y Eva tuvieron que trabajar, para hacerse una casa, buscar comida, vestirse y empezaron a descubrir lo difícil que era la vida fuera del paraíso que su Padre  les había preparado.
Seguro que esta historia te resulta familiar.¿Alguna vez hiciste en casa algo mal y te callaste para no ser descubierto? ¿o quizás incluso mentiste y dijiste que no habías sido tú? Si alguna vez has echo algo que esta mal sabiéndolo y has culpado a otro, tu comportamiento ha sido igual al que tuvieron Adán y Eva.
Pero eso no quiere decir que tus padres dejen de quererte. Tampoco Dios dejó de querer a Adán y eva después de haberlos castigado saliendo del Edén. Y continuo a escondidas protegiéndolos y cuidándolos.